Loading...

No hago viajes para fotografiarlos, hago viaje para vivirlos.

Quizás las mejores fotografías son las que no realizamos. Aquellas que hemos imaginado en esos momentos que podemos tomar cierta distancia con la realidad y sentirla de una forma poética, sintiendo esa sensación en la que somos dueños de la realidad y nos permitimos verla desde fuera apreciando con deleite como se estructuran las formas y como se configura la sensación de un espacio ,de un huequito en nuestro cajón de sensaciones/recuerdos conformado por la suma simultanea de todas nuestras percepciones (opcticas, hápticas, acústicas,...).

Es por ello que si soy un poco fotógrafo, con el tiempo he llegado a esta conclusión, soy un fotógrafo de reposo, contemplativo, que ejerce cierta distancia con los sujetos/objetos, sin penetrar en su intra-historia, y que permanezco ajeno a lo accidental. No lo he elegido, me sale así ;)