Loading...

Una matanza tradicional es un momento importante para el núcleo familiar que la realiza. Es un día de intenso trabajo en el que evidentemente se cierra un ciclo.

La alegría con la que se recibe y realiza la matanza nos remite a algo que siempre estuvo en el ser humano (parecido a un final de cosecha) y que en nuestra tradición cristiana adquirió un carácter social obligatorio: "la mejor forma de demostrar ser cristiano era realizar la matanza a ojos de los vecinos, cocinar y comer bien calientes las morcillas".

Muchas gracias a Joaquín y su familia por invitarnos y ser tan amables con nosotros.

Las siguientes imágenes pueden herir su sensibilidad.